martes, julio 23, 2024
Mundo

Muere a los 89 años Gregorio Pérez Companc, empresario argentino

El empresario argentino era la cuarta persona más rica de su país, dueño de la alimenticia Molinos Río de la Plata y la energética PeCom.

El empresario argentino Gregorio Pérez Companc, propietario de las compañías de productos alimenticios Molinos Río de la Plata y Molinos Agro, y de la petrolera Pecom, falleció este viernes a los 89 años, según confirmaron personalidades políticas y medios de comunicación del país suramericano.

“Despido a uno de lo grandes emprendedores, organizadores y constructores de cosas grandes en la Argentina”, aseguró en un mensaje publicado en su perfil oficial de la red social X el expresidente provisional del Senado, Federico Pinedo (2015-2019).

Pérez Companc (Buenos Aires, 1934) era, según el listado publicado periódicamente por la revista Forbes, la cuarta persona más rica de Argentina, con un patrimonio estimado de 4.200 millones de dólares.

Tras sus comienzos empresariales en diversos ámbitos, Pérez Companc fundó en 1948 la petrolera Pérez Companc (Pecom) y en 1968 el Banco Río de la Plata.

El empresario adquirió en 1975 la mayor parte de las acciones de la Sociedad Argentina de Electricidad, y seis años más tarde, creó Combustibles Nucleares Argentinos en sociedad con la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA).

Pero el movimiento de mayor importancia en su dilatada carrera empresarial se produjo en 1998, cuando compró la compañía de productos alimentarios Molinos Río de la Plata, matriz de marcas como Cocinero, Luchetti, Blancaflor y Gallo, y una de los principales conglomerados empresariales de su sector en América Latina.

En 2016 se escindió, separando el negocio de cereales y oleaginosas del resto de la compañía y pasando a denominarse Molinos Agro.

Pérez Companc se retiró de la actividad corporativa en 2009, cediendo a sus siete hijos la propiedad de sus empresas.

En mayo de 2024, tres de sus herederos adquirieron las acciones del ‘holding‘ familiar al resto de sus hermanos.

A través de una fundación bautizada en su honor, Pérez Companc financió varios proyectos de educación y salud, entre ellos el bioparque Temaikén, el primero de Latinoamérica.