viernes, junio 14, 2024
Local

Apicultura chiapaneca enfrenta sequía, incendios y cambio climático, impactando producción de miel

Este año ha representado uno de los más desafiantes para los productores de miel en Chiapas

Este año ha sido uno de los más difíciles para los productores de miel. Los apicultores han enfrentado severos problemas debido a los incendios y la sequía. Abel Antonio Ovando Maza, un apicultor con años de experiencia, recuerda que en los años 90 se cosechaban hasta 50 kilos por colmena, pero actualmente apenas alcanzan de 20 a 25 kilos.

La apicultura ha sido una actividad esencial para la agricultura y la biodiversidad, enfrenta uno de sus años más difíciles. Los incendios forestales y la prolongada sequía han impactado gravemente a los productores de miel, reduciendo drásticamente la producción y alterando la calidad del producto.

En el caso del apicultor ha buscado la reforestación de los árboles, con plantas nativas del estado, por ello se han hecho cuidadores del medio ambiente, ya que las abejas juegan un papel importante en el medio ambiente.

Ovando Maza cuenta con 500 colmenas, la cual, su producción es de 10 toneladas, cuando anteriormente cosechaba el triple, lo que ha provocado la disminución de colmenas, ya que los productores están dejando de obtener recursos, ya que por la falta de flora es insostenible en la temporada de estrés de las abejas.

Cambio climático está afectando a apicultores
Aseguró que los cambios significativos del medio ambiente les ha afectado en las colmenas, en el polen. Los años 90’s para ellos un problema era la africanización, a pesar de eso la producción era muy buena, actualmente se está reduciendo a un 50 por ciento.

El impacto del cambio climático se hace evidente en varios aspectos de la apicultura. La sequía y los incendios forestales no solo disminuyen la cantidad de néctar disponible para las abejas, sino que también alteran la floración de las plantas.

«Otra de las cosas que ha cambiado también, el tono y el sabor de la miel,» explica Ovando Maza. La falta de uniformidad en la floración provoca que la miel tenga diferentes tonalidades y sabores, ya que las abejas recolectan néctar de distintas plantas que florecen en momentos diversos.

Si alguna vez has notado un cambio en el sabor de la miel o su cristalización, es una consecuencia directa de estas alteraciones. Ovando Maza describe cómo la floración en la región ha cambiado de forma significativa. Se han dado cuenta que en la zona centro, abarcando Ocozocoautla, Tuxtla, Villaflores, Carranza, e incluso zona Soconusco la floración ya cambió de fecha.

«Por ejemplo en la zona de acá, de zona centro… la floración empezaba en el mes de septiembre y estamos haciendo corte en noviembre, diciembre y parte de enero,» señala. Actualmente, la floración se retrasa hasta diciembre y la cosecha se prolonga a veces hasta febrero, resultando una miel multiflora con sabores variados.

Tipos de árboles que producen más polen y tipos de abejas
De los árboles que favorecen justo en esta zona, donde la abeja produce miel clara, es la campanita, canelo, así como una floración de candox. Ahora bien, en las zonas altas hay floración que sirve para sombra de café como chalum, café, lombricero y la propia flor del café. «De acuerdo a estudios palinológicos, la miel de esa zona, la primera puede ser multiflora o de cafetal, por el polen presente, resultando una miel oscura, casi rojiza o de color café.

En Chiapas, el tipo de abeja que se encuentra es la apis mellifera, que es la que todo apicultor mantiene en cajas, así como las Meliponas, siendo nativas de la zona, pero es más complicado el trabajo con ellas y el rendimiento en menos, aseguró Ovando. En la zona baja se cosecha en invierno, en noviembre, diciembre y parte de enero, mientras que en la zona alta el tiempo de cosecha es marzo, abril y mayo.

Más allá de la producción de miel, las abejas juegan un papel crucial en el ecosistema. Son responsables de la polinización, un proceso vital para el crecimiento de muchas plantas y cultivos.

«La función principal de la abeja a la hora de recolectar néctar es transportar el polen de una a otra planta, logrando el 80 por ciento de su efectividad», dice Ovando Maza. Este proceso mejora la calidad y el rendimiento de los cultivos, como las hortalizas que se benefician de una polinización eficaz, dando un fruto de mejor tamaño, mejor calidad y más uniforme.

En algunos invernaderos, las abejas se utilizan específicamente para este propósito, lo que demuestra su importancia en la agricultura moderna.

Afectados por incendios forentales
Los incendios forestales han provocado que los árboles que producen néctar, al siguiente año, no produzcan, por lo que hasta el siguiente ciclo florecen, lo que es una pérdida significativa para ellos.

Además, está acabando con abejas nativas que están presentes en Chiapas, por lo que actualmente por colmena están perdiendo de 10 a 15 kilos. Aseguró el apicultor que esto se debe a que realizan quemas y se vuelven incendios incontrolables, haciendo un llamado a la sociedad para que busquen la manera de recurrir a incendios controlables.

«Esto no solo afecta unos días por el humo, nos puede afectar de por vida, con la quema de muchos árboles que ya no vuelven a retoñar y a veces es flora nativa que se está extinguiendo y que eso nos ayuda a tener más aquí en Chiapas; en el caso de nosotros la apicultura hay variabilidad en color y sabor de miel, eso también está produciendo qué el cambio climático sea acelerado, además, de más calor, de hecho la abeja puede desaparecer y se comenta que si la abeja desaparece, nosotros desaparecemos después por la polinización que hace al cruzar todos los árboles y que visita las flores», concluyó.

Historia de inicio en la apicultura
El gusto por la apicultura de Ovando Meza, inició por su suegro, quien comenzó en los años 70’s, actualmente también cuenta con colmenas pero por la edad ya son pocas, al inició tenía temor por los piquetes, pero al ver que no le hacían nada, y ver la rentabilidad de producción, se adentró en el negocio familiar.

Comenzó a asistir a cursos gratuitos del gobierno y posteriormente pago otros, además que se especializó en la cría de abejas reinas, con la intención de abarcar más en el campo apicultor, ahora es apasionado por las abejas y es que le ha sacado provecho ya que no solo extrae miel. También llevo cursos para poder darle un tratamiento al polen para el consumo humano.

«Directamente de la colmena sacamos, miel, polen, cera, propóleo, jalea real, que también cosechamos directamente, el veneno también se cosecha esporadicamente, porque necesitamos gramos para elaborar varios productos y se tiene que seleccionar las colmenas más ofensivas y en lugares apartados», mencionó.

De todo ello han sacado su propia marca y envasado de miel, así como caramelos, jabones, cremas, shampoos, jarabes, gotas para ojos, entre otros, teniendo al rededor de 22 productos en el mercado.