domingo, junio 16, 2024
Mundo

Denuncian un aumento sin precedentes de incidentes antisemitas en EU en 2023

Según la ADL, los incidentes antisemitas crecieron en 2023 un 140% respecto a 2022, año en que ya fueron un récord.

Los incidentes antisemitas en Estados Unidos han crecido de forma exponencial en 2023 hasta niveles que no se habían visto nunca desde que la Liga Antidifamación (ADL) comenzó a recogerlos en informes anuales hace 45 años.

La ADL hizo hoy público su informe que subraya que esos incidentes -donde se suman casos de agresiones, acoso y vandalismo- crecieron en 2023 un 140% respecto a 2022, año en que ya fueron un récord, y lo atribuyen sin duda a “la masacre del 7 de octubre en Israel y la guerra en Gaza”.

Un portavoz de la ADL aclaró que su informe no recoge casos de islamofobia -que se han disparado también desde el 7 de octubre-, sino únicamente aquellos que la ADL considera síntomas de “odio antijudío”. La mayoría de los casos registrados son situaciones de acoso (6,535), seguidos de vandalismo a propiedades judías (2,177), mientras que las agresiones físicas contra personas sumaron 161 casos; de estas últimas, la tercera parte fueron judíos identificables como ortodoxos por su apariencia.

En una extrapolación diaria, esto significa que cada día se produjeron 24 incidentes antisemitas.

Los datos de la ADL están recopilados a partir de la información que proporcionan las víctimas, las autoridades y los líderes comunitarios, aunque la ADL asegura que evalúa cada una con criterios “profesionales”.

Denuncian un aumento sin precedentes de incidentes antisemitas en EU en 2023
“Los judíos estadounidenses están siendo atacados por lo que son en la escuela, en el trabajo, en la calle, en las instituciones judías e incluso en casa”.

Esta crisis exige acciones inmediatas de todos los sectores de la sociedad y de todos los estados” del país, dijo el director de la ADL, Jonathan Greenblatt, en el comunicado emitido por su asociación.

Las instituciones atacadas con más frecuencia fueron sinagogas, centros comunitarios y hasta escuelas judías, y consistieron principalmente en amenazas de bomba, que se registraron sobre todo en el otoño, es decir, tras declararse la guerra en Gaza.

Greenblatt pidió a sus correligionarios judíos “no ceder al miedo”, y dijo estar convencido de que “puede que no lo parezca, pero tenemos (en EU) muchos más aliados que enemigos”.