viernes, junio 14, 2024
Mundo

Dos años después, los rusos no vislumbran una salida a la guerra pero tampoco una derrota

Dos años después del inicio de la guerra en Ucrania, es difícil pensar que la guerra terminará pronto. En Rusia, la gente no habla mucho del tema.

Hace dos años, Vladimir Putin era muy optimista respecto a sus posibilidades de tomar Kiev… No sucedió. Pero la invasión sigue. En 2022 los rusos no esperaban una guerra, el Gobierno les había dicho que los rumores eran histeria occidental.

Dos años después de lanzar su guerra, Putin sobrevive a un desgaste que es todavía más lento que su avance en Ucrania. Ahora, Rusia ha recuperado la iniciativa y ha puesto a Volodimir Zelenski a la defensiva en el Donbás. El presidente ruso parece confiado en prevalecer en Ucrania a largo plazo si el apoyo militar estadounidense a Kiev desaparece.

Hablar es peligroso
La calle está tranquila, manifestarse está prohibido. Los rusos no deseaban esta guerra, pero la mayoría no quieren perderla.

Algunos la ignoran, sabiendo que no pueden cambiar. Otros la maldicen en silencio. Hablar es peligroso, la gente es despedida en sus trabajos por criticar una invasión cuyos objetivos no están claros.

Vladimir Putin ha puesto a su país en pie de guerra. Al menos a la industria. El líder ruso ha permanecido en el poder aumentando tanto la represión como la propaganda, a pesar de los sacrificios impuestos por la movilización militar parcial y las sanciones económicas occidentales.