viernes, junio 14, 2024
Local

¿Sacerdotes de Chiapas están involucrados con el crimen organizado?

Marcelo Pérez hace un llamada a la paz y menciona que la violencia no es un camino

Los sacerdotes de la Diócesis de San Cristóbal de las Casas que abarcan hasta la Sierra Madre y Frontera del estado de Chiapas, no están involucrados con el crimen organizado, sino que, como sacerdotes y como iglesia sí están involucrados pero con la gente pobre, y no con la gente que están atacando en varios municipios de la región, la iglesia no se involucra con el crimen organizado, así lo aseguró uno de los sacerdotes de la diócesis de San Cristóbal.

Al respecto, el sacerdote Marcelo Pérez Pérez defensor de derechos humanos y párroco del barrio de Guadalupe, en entrevista señaló que los sacerdotes no están involucrados con el crimen organizado que opera en la región sierra y frontera del estado de Chiapas, el cual desmintió categóricamente sobre algunas acusaciones que ha trascendido sobre este tema, afirmando que como iglesia se dedican a predicar la palabra de Dios.

«Los sacerdotes de la Diócesis de San Cristóbal de las Casas que se encuentran en la zona de conflicto en la Sierra madre de Chiapas, donde la delincuencia se ha apoderado de la región, los sacerdotes no están involucrados con la gente que están atacando al pueblo, sino que la iglesia están con el pueblo que están sufriendo violencia, los sacerdotes están con los que sufren, no con la gente que atacan, la iglesia siempre estamos con el pueblo que sufren, siempre estaremos con el pueblo que sufren dolor, porque ellos busca la paz, nosotros como iglesia de ninguna manera estamos involucrados con los que están atacando en la zona, no hay sacerdotes involucrados, estamos al lado de los pobres y no con la gente mala, nunca con el crimen organizado «, señaló el sacerdote Marcelo Pérez.

Finalmente, Pérez Pérez invitó a caminar por la paz en Chiapas, porque la violencia no es el camino, la gente siempre estará buscando la paz para que puedan caminar libremente en las carreteras y en sus calles de su pueblo y como iglesia seguirán apoyando a la gente pobre, así como a los desplazados que sufren por la violencia en Chiapas.