viernes, junio 14, 2024
Local

Bordado Chiapaneco: Tesoro cultural que ha evolucionado

Marité Nandayapa Vargas explicó la evolución del bordado español en la vestimenta tradicional de las mujeres chiapanecas

Marité Nandayapa Vargas, experta en la cultura textil de Chiapas y directora de cultura, arte y patrimonio en Chiapa de Corzo, destaca que la influencia del bordado español en la vestimenta de las mujeres chiapanecas data desde al menos 1800, aunque la fecha exacta de su adaptación no está documentada con precisión. A partir de esta época, se encuentran evidencias de mujeres que heredaron estas tradiciones en el arte del vestir y bordar.

Así también añadió que esta prenda fue cambiando hace más de 200 años, esto ante la llegada de los españoles que aplicaron diversos cambios. El cambio más significativo se registró alrededor de 1900, cuando, adaptándose para las festividades, se introdujo en la camisa (blusa) una técnica española con bordado de fantasía. En esta técnica, el fondo negro se convierte en la superficie bordada, mientras que el blanco forma el fondo. Este estilo evolucionó inicialmente en la camisa, presentando flores de tamaño reducido que, con el tiempo, experimentaron un aumento gradual.

Otro dato que compartió Nandayapa Vargas fue que de acuerdo a la historia se dice que en el año 1947, la señora Eloina Ríos Madrigal innova al teñir el tul de negro, introduciendo la técnica conocida como embollado, endentado y regresado. Posteriormente, alrededor de 1962, surge la técnica del petatillo, que consiste en bordar entre los cuadritos del tul, simulando el tejido de los petates. Esta técnica, proveniente de una imitación de las chalinas españolas, marcando otra fase crucial en la evolución del bordado chiapaneco.

Además añadió que este traje es originario de Chiapa de Corzo y representa al estado de Chiapas en cualquier evento, este traje conserva los bordados de la hechura del traje en su forma original tanto las camisas como la falda.

El primero bordado llamado «fantasía» también lo realizan en Tuxtla, pero se quedó estancada sin tener evolución, a lo contrario del municipio chiapacorseño que fue cambiando. El precio depende de la hechura, de la calidad del bordado y el lugar donde se compre, pero este ronda entre los 15 mil pesos.

Nandayapa Vargas explicó que todo vestido conserva el bordado a mano, aunque hay muchos que lo han adaptado a máquina, pero en el municipio se conserva lo tradicional, además que el diseño depende de cada persona o innovan el diseño, pero el valor sigue siendo el mismo porque el bordado es a mano.

En sus inicios este traje fue de manera austera indicó la experta bordado con hilos negros cambiando poco a poco y adornando con encajes, apareciendo la malla un antecedente del tul conocido como punto, actualmente ya es más colorido y con más bordados.

Ante ello destaca el trabajo de las mujeres, ya que este oficio muchas veces lo implementen en ratos libres, ya que tienen que atender a su familia, pero quienes se dedican a esto aproximadamente en dos meses realizan un traje de chiapaneca.

Este hermoso traje de chiapaneca destacó que a nivel nacional ha ganado premios en concursos de belleza, lo que para ella significa una satisfacción muy grande, sobre todo porque se conserva la manufactura a mano, así como el estado chiapaneco que lo usa para representarlo, por lo que invitan a todos este 14 de enero a Chiapa de Corzo donde se celebra el día de la chiapaneca.