domingo, julio 14, 2024
Nacional

Reconocen a Nelly Cisneros-González, pionera del expediente electrónico en México

No se me reconoció como debía ser en las instituciones donde estuve, pero de alguna manera ahora sí, dice tras recibir Honoris Causa

Tras haber sido forzosamente retirada del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), donde denunció a sus jefes por corrupción y luchó por cambios estructurales para la mejora de condiciones de pacientes y doctores, la médica e investigadora Nelly Cisneros-González fue reconocida por el Claustro Nacional de Doctores Honoris Causa este fin de semana, en el Palacio de la Escuela de Medicina de la UNAM (Centro Histórico, Ciudad de México).

“Lo que pude dar en ese momento siento que no se me reconoció como debía ser en las instituciones donde estuve, pero de alguna manera ahora se me está reconociendo”, comenta la doctora honoris causa, en conversación sobre su trayectoria y la ceremonia de reconocimiento.

“Este grupo de gente me llamaron, revisaron mi CV y me dijeron que me lo querían otorgar por la aportación que he hecho a la sociedad, desde el trabajo de evaluación en el IMSS hasta esto de estar trabajando con enfermedades crónicas y diabetes”, relata conmovida.

Las aportaciones de la doctora fueron un parteaguas en la organización de la información que posee el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) sobre sus pacientes.

“El expediente electrónico se empezó a usar desde 2004, entonces toda la información que se llenaba en el médico familiar en el primer minuto de atención empezó en 1,500 Unidades de Medicina Familiar en todo el país. Mandaban información que se quedaba almacenada”, explica.

En esos expedientes se empezaron a alimentar algunas bases de datos, “pero no eran prácticas porque estaban aisladas, no se cruzaban entre sí. Lo que hicimos fue cruzar la información y hacer la historia natural de la enfermedad del paciente: desde la detección, cuando vino la primera vez, cuando el paciente llegue a complicarse, cuando muere”.

Para hacerlo, Nelly se acercó a la Escuela Superior de Cómputo del Instituto Politécnico Nacional y con la ayuda de practicantes de servicio social e incluso profesores se hizo un repositorio-licuadora de datos, donde lograron acomodar la información a nivel nacional, por estado, de cada una de las 1,500 Unidades de Medicina Familiar” del 2004 a la fecha.

“Cuando se dieron cuenta que se podía hacer al principio mi jefe me tomó en cuenta y después me hizo a un lado. Tengo evidencias de que yo empecé, pero al menos ya lo están haciendo”, recuerda la investigadora.

Puesto que todavía falta mucho en el camino hacia la eficacia y la mejora de condiciones para pacientes e integrantes del sector salud, Nelly Cisneros-González ha persistido en la innovación a lo largo de su trayectoria.

A raíz de un constante olvido del personal médico de revisar y actualizar los expedientes de sus pacientes –posiblemente a causa de una sobrecarga laboral- a la investigadora y alergóloga se le ocurrió implementar una aplicación, que requería una inversión alta de dinero.

“Pedí el financiamiento en Estados Unidos y me dieron un millón y medio de dólares, con lo que empezamos a hacer el proyecto, pero se detuvo por una situación… de corrupción. Yo denuncié y pues ya, se paró todo”.

De momento, Nelly Cisneros-González aguarda un fallo para poder continuar con el proyecto y continúa sus trabajos en torno a investigación y consultas privadas.

Aprovechando la ocasión de la ceremonia de entrega del doctorado honoris causa, Nelly Cisneros-González expresa su deseo por más atención para pacientes y médicos de primer nivel de atención.

“Es ahí donde se van a resolver la mayoría de problemas de salud y se va a dar la prevención secundaria sobre los costos de cirugías y medicamentos”.

También aboga por la implementación de tecnologías y aplicaciones que se puedan usar con poca energía y poco espacio de memoria, para que una mayor parte de la población pueda acceder a los servicios de salud.