domingo, julio 14, 2024
Deportes

Jenni Hermoso: así es la vida anónima de la española en Pachuca

MARCA vive ‘in situ’ en Pachuca cómo vive la campeona del mundo y jugadora más mediática de la Liga MX femenil

Ésta es una historia de fútbol y vida. Si buscan morbo, pasen al siguiente link. Pachuca es una ciudad de apenas 300.000 habitantes a tan sólo una hora en coche de Ciudad de México, la capital. Pero, sobre todo, es el lugar donde Jenni Hermoso, nuestra campeona del mundo, ha encontrado la paz que el ‘caso Rubiales’ no le da en España.

«Jenni es una más en el grupo, aunque también nuestra jugadora más mediática y una crack en esta Liga MX», nos dice Juan Carlos Cacho, su entrenador en Pachuca. La madrileña hace una vida común de futbolista profesional: desayuno en la Universidad del Fútbol, donde entrenan; sesión por la mañana; comida con el grupo; y libre por la tarde. Al entreno se la ve llegar en coche con chófer (por utilidad, nada de lujos).

Hermoso vive en una zona noble de Pachuca, una urbe de pocos excesos. Su única exigencia, al buscar casa, fue un buen gimnasio cercano. Y un amplio jardín. Poco más. La vida de la «crack» española es bastante anónima por aquí. «Puede pasar desapercibida entre la población general», nos comenta un periodista local. De vez en cuando se la ve comiendo con sus compañeras en algún restaurante. Y ya. «Antes de la Copa se le veía más en público, pero ahora, tras el Mundial y sus consecuencias, casi no aparece en lugares públicos», nos dice este ‘plumilla’, con años de trabajo en Pachuca. Una paradoja triste.

Jenni es aquí ‘sólo’ futbolista, como debería ser y siempre ha sido. Su alcance mediático, eso sí, es muy grande entre los fans en México. «El otro día una niña se quedó esperándole hasta bien entrada la madrugada en Monterrey. Quería su autógrafo», nos dicen en el departamento de Prensa del Pachuca. «Con la gente que le pide autógrafos o fotos es muy sencilla y amable. Si te la encuentras, es muy accesible», nos dice el dueño de un restaurante cercano.

Nuestra campeona no da entrevistas desde ‘aquello’ de Sidney. Ya antes, el club recibía muchas peticiones de medios locales e internacionales, pero después de ‘aquello’, hubo ‘silenzio stampa’. Hasta hoy, incluido con MARCA. No es momento. El pasado martes, durante la gala del Salón de la Fama del Fútbol, rompió su silencio público en unas palabras cargadas de contenido. «Hemos sufrido más de la cuenta sin merecerlo», dijo… para quien quiera entender.

Pero Jenni está bien en este país. Se siente una ‘mexicana’ más. «Ahora sí puedo decir que soy feliz», dijo recientemente. Su futuro en Pachuca es una incógnita, sin embargo. Le costó adaptarse al equipo, pero en el último Torneo Clausura 2023 (subcampeonas) la rompió. Y en una semana, ésta, ya lleva dos goles, sus dos primeros postMundial, en dos partidos. Empieza a coger la forma de nuevo.

El martes Jesús Martínez, ‘boss’ del Grupo Pachuca y persona clave en su llegada, le espetó a Jenni, con su habitual entusiasmo y de forma simpática, que «de aquí no te vas hasta que no levantes un ‘pinche’ trofeo». Y es que Tigres, club de mucho poderío económico, quiere a la Jenni, cuyo sueldo es alto para el común femenino. Pero en Tigres le pagarían más. Veremos qué pasará con la 10 del Pachuca cuando acabe contrato en el próximo verano de 2024.

La conclusión, tras vivir unos días en Pachuca, es que, sin menoscabo de su vida anónima, en esta ciudad la adoran. «Es muy humilde y simpática con nosotras», nos dice una niña de 15 años que forma parte del Sub 19 del club. «La amamos y nos inspira», concluye.

Para ellas, como debería ser, Jenni es, exclusivamente, la 10 del Pachuca, la 10 de la campeona del mundo.