martes, julio 23, 2024
Local

Aumenta demanda de medicinas «milagro» para tratar enfermedades crónicas

Las enfermedades crónicas han aumentado en el estado; la diabetes, la obesidad, el sobrepeso, la artritiscardiovascularesácido úricodolores crónicosproblemas gastrointestinales, entre otros han crecido en un 12 por ciento según datos obtenidos en portales de la Secretaría de Salud y el problema se agrava conforme aumenta la población adulta y adulta-mayor.

Tan solo en 2021, el número de fallecimientos relacionados con enfermedades del corazón llegó a los 8 mil 949, en tanto los fallecimientos a consecuencia de Diabetes mellitus llegaron a los 5 mil 838, en contraste con defunciones relacionadas con accidentes que llegaron a 979.

Ante el aumento de estos padecimientos y la problemática de lo caro que resultan hoy los tratamientos, puesto que tan solo el Metformin, tratamiento para la diabetes cuesta de entre 190 y 480 pesos la caja, la gente ha optado por buscar otras alternativas para cuidar su salud que van desde remedios naturales hasta suplementos alimenticios y los llamados “productos milagro”, que se ofertan en cualquier parte como la solución a casi todos los problemas de salud además de resolver problemas como el sobrepeso y otras patologías.

Estos productos no se venden en farmacias, ni en centros nutricionales, solo en tiendas naturistas, productos introducidos al mercado (De acuerdo a un reporte de la COFEPRIS) desde otros países, entre ellos China; estos productos no cuentan con permisos, ni registro ante la misma Comisión Federal de Protección Contra Riesgos Sanitarios (COFEPRIS), ya que según la leyenda que se puede leer en sus empaques, estos productos no son medicinas y además “ Son responsabilidad de quién lo vende y de quienes lo consume”.

Tan solo en Tuxtla Gutiérrez, sobre la calle Primera Oriente existen cerca de 27 centros naturistas que ofertan una gran cantidad de estos productos en diversas presentaciones, desde un simple té o infusión, hasta cápsulas y pastillas; a decir de quienes los venden, algunos de estos productos limpian los órganos digestivos, resuelven el estreñimiento, ayudan a bajar de peso y por ende combatir la obesidad e incluso sirven para desintoxicar el organismo.

Adultos mayores los que más los consumen

A decir de estos vendedores, quienes pidieron omitir sus nombres, sus mejores clientes y más frecuentes son los adultos mayores, quienes buscan productos como el llamado “Limpia órganos” que según la propia descripción del empaque, combate el estreñimiento, la acidez, la gastritis, depura la sangre, previene el cáncer, el dolor de cintura, los cálculos biliares, desinflama los riñones, combate el colesterol y los triglicéridos, además de atender la cirrosis hepática, el llamado “paño negro” y el hígado graso.

En el negocio de la quinta sur y primera poniente, comercio denominado “Conjunto Natural”, un producto de gran demanda es “Desintox” que según su propia publicidad ayuda a desintoxicar el hígado graso, depura el organismo y ayuda a las funciones hepatodigestivas, mientras que otro producto como el “Cerebrar” sirve como oxigenador y vitaminas para el cerebro.

Y es que quienes fabrican estos productos no escatiman en decir que son la panacéa de la salud, al grado de que hay productos para todo y con nombres por demás curiosos y hasta por así decirlo, exóticos como el “Quiebra piedras” o el “Sin Piedras”, ambos para combatir las llamadas piedras en los riñones o la vesícula; por supuesto que en estas tiendas no pueden faltar las hierbas, las cuales se expenden en polvo, para tomar con agua y que también prometen ser la solución a los problemas de cálculos renales, la retención de líquidos, limpiar las vías urinarias o para el niño desnutrido, al cual con darle uno de estos productos le regresa el apetito, le elimina los parásitos o hasta le quita los cólicos.

Las autoridades constantemente realizan operativos y acciones en farmacias y comercios callejeros para evitar la venta de estos productos, pero hasta cierto punto quedan atadas de mano pues, por el argucio legal de que no son medicamentos, se quedan cortas para poder intervenir a pesar de que así como hay un grueso de la población que consume estos productos, hay quienes en ocasiones han solicitado sean retirados del mercado al ser considerados un peligro para la salud.

De fácil adquisición

Y es que no hay control al respecto, tanto así que estos productos «milagrosos» pueden ser encontrados incluso en locales de los mercados dedicados a la venta de productos de esoterismo y santería, como algunos localizados en el Mercado Público “Juan Sabines Gutiérrez” en los que, además de imágenes religiosas, shampoos, jabones y lociones para recuperar al ser amado, también se venden estos productos, algunos incluso muy populares como el llamado “Tres Costillas” que según el propio vendedor elimina las toxinas del cuerpo, o la llamada “Moringa” uan hierba verde que se debe hervir y su extracto ser tomado para eliminar el colesterol, combatir la diabetes, la anemia, la artritis, además de que normaliza la presión arterial, fortalece el sistema inmunológico, es desintoxicante, antioxidante, mejora la digestión y hasta normaliza la presión arterial.

Si bien, en nuestra cultura la medicina tradicional está conformada por productos naturales como los llamados herbolarios, esto desde tiempos prehispánicos, mucho antes de la llegada de la medicina moderna, muchos de estos productos -en su mayoría a base de hierbas- no han sido sometidos a exámenes de laboratorio para comprobar sus componentes y determinar si en realidad tienen algún beneficio para la salud. Lo cierto es que los efectos de estos productos más bien obedecen a la fe que la gente les puede tener y a las historias que se cuentan sobre ellos, algo muy empírico para nuestros días en los que la medicina moderna está tan avanzada que ha llegado a niveles atómicos.

Hasta el momento no se sabe si alguna autoridad tomará realmente medidas para tener algún tipo de control sobre la venta de estos productos, lo que sí es cierto y seguro es que a diario son miles las personas que los buscan, que los consumen, ya sea para desintoxicarse, combatir el cáncer o para -en el caso de algunas hierbas como la albaca- combatir los malos espíritus.