domingo, julio 14, 2024
Nacional

Vigilancia del espacio aéreo desata conflicto entre Semar y Sedena: «The Washington Post»

La encomienda de vigilar el espacio aéreo en México que el Gobierno Federal otorgó a la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), derivó en que el secretario de Marina (Semar), José Rafael Ojeda Durán girara instrucciones para que la dependencia as u cargo limitara la colaboración con el general Luis Cresencio Sandoval González, titular de la Defensa Nacional, revela este sábado el periódico “The Washington Post”, en un artículo donde cita información clasificada de alto secreto del gobierno de Estados Unidos y filtrada a través de la plataforma Discord.

El diario estadounidense refiere que una evaluación de los militares estadounidenses destaca que la decisión del secretario de Marina de México se debió a que “estaba frustrado por la posibilidad de que el Ejército Mexicano tomara el control de todo el espacio aéreo mexicano”, como se dispuso con el decreto de Ley de Protección del Espacio Aéreo Mexicano publicado el pasado 1 de marzo.

Esta ley establece que la Sedena coordinará la participación de las autoridades correspondientes para que, desde su ámbito de competencia, coadyuven a la vigilancia y protección del espacio aéreo en el ámbito que compete a la seguridad nacional.

El reporte revelado por el medio estadounidense prevé que estas fricciones lleven a la Sedena y a la Semar “a una disputa que probablemente exacerbará su rivalidad existente y disminuirá aún más su capacidad para realizar operaciones conjuntas”.

Otra previsión incluida en el informe clasificado señala que el aumento de tareas asignadas por parte del Gobierno de México a las Fuerzas Armadas sin aumentar su presupuesto, podría llevar a actos de corrupción.

“The Washington Post” obtuvo ese material de documentos publicados en la plataforma Discord, a raíz de que el joven sospechoso de haber difundido ahí esa información, Jack Teixeira, quien fue imputado el pasado viernes por delitos de transmisión y extracción de información clasificada.

Todavía se desconoce el impacto que tendrá esa filtración, pero algunos analistas la han comparado con la que vivió el país en 2013, cuando el exanalista Edward Snowden expuso el alcance de los programas de espionaje masivo que Estados Unidos puso en marcha tras los atentados del 11 de septiembre de 2001.