Reserva la sepultura emplea producción orgánica para evitar contaminación

Comunidades asentadas al interior de La Sepultura, han adoptado un sistema de producción agropecuario con sistemas orgánicos para disminuir la contaminación ambiental

El director de la Reserva de la Biosfera La Sepultura, Omar Gabriel Gordillo Solís, dio a conocer que las comunidades asentadas al interior de esa Área Natural Protegida, han adoptado un sistema de producción agropecuario con sistemas orgánicos para disminuir la contaminación ambiental, eliminar el riesgo del daño a la salud de la fauna silvestre, producir alimentos sanos para el consumo humano y generar el menor impacto negativo posible a los ecosistemas.

En el sitio se encuentran especies de fauna clave que son un indicativo de la salud del ecosistema, el jaguar, tapir, jaguarundi, tigrillo, puma y mono araña, que determinan que los bosques de esa Área Natural Protegida se encuentran en buenas condiciones y que ha generando un aumento de sus poblaciones por el no uso de los productos químicos para producir alimentos básicos, hortalizas, frutas, legumbres.

En La Sepultura se encuentra una diversidad de aves, que presentan diversas categorías de riesgo, que están siendo bastante bien cuidada, como el zopilote rey, el águila tirana, entre otras que están siendo cuidadas por las mismas comunidades asentadas al interior, al menos 15 de los municipios de Villaflores, Villacorzo, Jiquipilas, Cintalapa, Arriaga y Tonalá, pero 33 participan en el monitoreo de especies de fauna con cámaras trampa para fotografiarlas y hacer registros.

Muchas comunidades producen palma camedor, el aprovechamiento de la resina de pino, la ganadería con modelos productivos, al igual que la agricultura, que reducen el uso de químicos, se trata de proteger lo más posible a los ecosistemas, evitar o disminuir riesgos de contaminación de los cuerpos de agua.

Dio a conocer que el dragón miniatura en la Reserva de la Biosfera La Sepultura a partir de su descubrimiento en el 2018, ha aumentado su población, tiene mucha adaptación al hábitat, su biología es muy importante, se ubica en los bosques de niebla, selvas medianas y altas, se mantienen en las ramas de los árboles y pocas veces bajan al suelo, habitan en huecos de los árboles.

La evolución de la especie ha sido muy importante, está presente solo en esa Área Natural Protegida, por eso se trata de una especie endémica, habita en temperaturas bajas, la especie sigue en estudio, se han conformado grupos comunitarios para el monitoreo de la reserva, son los habitantes de las comunidades quienes van haciendo los registros de la especie.

Los brigadistas forestales comunitarios se han fortalecido en equipamiento para monitorear las condiciones de las especies diversas faunas, y son quienes han dado cuenta que se trata de un incremento en el número de su población, no tenemos registro en otro sitio de la reserva.

En el 2020 habían 1.2 ejemplares por kilómetro cuadrado pasando a 2.3 ejemplares por kilómetro cuadrado, esto nos da una buena idea de la importancia de mantener en buenas condiciones el hábitat, la aspiración es que siga creciendo la población.