“La Covid-19 me obligó a hacer la visita de las 7 casas”

Sin saber quién contagió a quién, la fiesta de Ano Nuevo salió cara para una familia del Estado de México, donde siete personas dieron positivo al SARS-CoV-2 y aunque sin síntomas de gravedad ahora deben guardar distancia y aislamiento en sus hogares.

La fiesta de Fin de Año en casa de mi abuela salió cara a toda la familia, ya que por esa reunión ahorita están positivos de Covid-19 dos de mis hermanas, mi hermano, mi madre, mi abuela y dos de mis tíos, yo afortunadamente la libré porque me tocó trabajar y no fui, y de mi familia, cinco de ellos viven solos, mi abuela atiende a mi abuelo enfermo y una de mis hermanas tiene niños pequeños, y pues ahora tengo que repartir mi horario y mis días antes de ir al trabajo para llevarles despensa o algo que necesiten, ya que por el aislamiento y síntomas que tienen como gripe, dolor de garganta o tos, pues tengo que hacer la visita de las 7 casas”, dijo a Crónica Esteban Ortega, un vigilante de bodegas en la colonia Cartagena, en el municipio de Tultitlán, quien se dijo afortunado de estar exento, por el momento, de cualquier contagio de coronavirus.

Esteban dice que el primero de sus familiares que dio positivo luego del festejo de Año Nuevo fue su hermana Tere, quien el pasado 7 de enero tuvo dolor de garganta y tos. “Fue al médico y le dijo que tenía una leve irritación en la laringe, pero le sugirió hacerse la prueba Covid para descartar que tuviera el coronavirus. Pagó 500 pesos por la prueba en un laboratorio y resultó positivo, lo que le preocupó, por lo que al llegar a su casa le avisó a la familia para que también se hicieran la prueba”.

Este joven de 32 años señala que su hermana trató de tomar con calma la situación pues tenía malestares similares a los de una gripe, pero nada de gravedad, pero le preocupaban su abuela, que tiene 70 años y uno de sus tíos, que es diabético, por lo que la noticia del contagio de Covid-19 ameritaba alertar a demás miembros de la familia que estuvieron en la fiesta del Año Viejo.

“El día 8 de enero otros de mis familiares se hicieron la prueba, algunos en laboratorios clínicos cerca de sus casas y otros en farmacias donde cuentan con el test, y el resultado fue que mi abuela, mi madre, mi hermana Martha, mi hermano Enrique y mis tíos Octavio y Alejandro también dieron positivo, además de que tenían síntomas como dolores de cabeza, cuerpo, garganta y tos, por lo que también fueron después al doctor, a quien le informaron de la prueba. Les mandaron medicinas y les dijeron que debían guardar reposo, no tener contacto con otros miembros de la familia por lo menos una semana completa y aislamiento, lo que comenzaron a hacer desde el mismo día que conocieron que traían el virus”, apuntó.

Esteban, o “Muelitas”, como le dicen en su familia, señala que cinco de sus familiares con Covid viven solos, con excepción de su abuela, que vive con su abuelo, pero por estar enfermo de trombosis venosa profunda se ve impedido a realizar muchas actividades. Su hermana Martha es divorciada, tiene dos niños de 5 y 7 años y no puede exponerlos a ir ni a la tienda, y de su escuela ya avisó.

Este joven propuso a sus familiares que por turnos les llevaría despensa para que cubran sus necesidades alimentarias para una semana, en lo que salen de la enfermedad y si necesitan algo extra los apoyaría también.