Fenómeno migratorio, una realidad compleja en la frontera sur: Obispo

Preocupa a la iglesia de Tapachula las conformaciones constantes de caravanas migrantes

En su mensaje dominical el obispo de Tapachula, Jaime Calderón Calderón dio a conocer que es preocupante el fenómeno migratorio, así como la presencia de las caravanas que cruzan el territorio diocesano, la cual es una realidad que ha vuelto a renacer y se ha vuelto cada vez más frecuente.

Dijo que el fenómeno migratorio es una realidad que cada día es más compleja y es que al interior de este río revuelto hay una gran cantidad de intereses y de personas que engañan y utilizan a los migrantes para su propio beneficio.

Señaló que a la iglesia le duele ver la indiferencia de los distintos niveles de gobierno ante el sufrimiento innecesario y evitable de tantos hermanos migrantes, quienes arriesgan su vida en la búsqueda de mejores condiciones para sus familias.

Detalló que en estas circunstancias tan complejas es cada vez más difícil el ejercicio de la caridad libre del sentimiento de que están siendo utilizados por quienes han hecho del fenómeno migratorio una industria para beneficio personal.

Sin embargo, este aumento de la complejidad del problema exige clarificar la posición de la iglesia diocesana de Tapachula y de la labor samaritana que socorre al caído por encima de los temores e intereses personales de quienes se hacen a un lado para evitar dificultades.

Enfatizó que quieren reivindicar el compromiso de seguir dando una mano a los hermanos migrantes e incluso aprecio de que el actuar emanado del evangelio pudiera ser malinterpretado y es que como iglesia diocesana de Tapachula gran asumido la tarea de acompañar y de caminar con los migrantes y de ofrecerles alimento y agua al paso por las familias parroquiales.

«Somos conscientes que nuestro deseo va más allá de nuestros recursos, pero hasta donde podamos los ayudaremos con corazón de hermanos a lo largo del camino y ánimo hermanos de esta familia diocesana, no desmayé nuestra calidad y no decaiga nuestro entusiasmo, sigamos viendo a nuestros hermanos migrantes como siempre lo hemos visto en esta iglesia diocesana: hermanos en situación de necesidad a los que hemos de socorrer como al mismo señor Jesús», abundó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *