Corales urbanos resisten más el cambio climático, revela estudio

La NOAA asegura que, por ejemplo, los corales de Miami activaron proteínas para defenderse de sustancias tóxicas y contaminantes del agua a diferencia de los que se ubican en alta mar

Los corales que viven en áreas urbanas bajo condiciones extremas se adaptan mejor al cambio climático, que los corales de zonas remotas que nunca enfrentaron perturbaciones ambientales, señala un nuevo estudio de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de Estados Unidos (NOAA).

Al comparar los procesos moleculares de los corales cerebro (Pseudodiploria strigosa) que viven en la zona conurbada del Ppuerto de Miami, con corales en alta mar en Emerald Reef, uno de los sitios favoritos para el buceo en arrecifes al sur de Miami Beach, los científicos descubrieron que “los corales urbanos se adaptaron a condiciones desafiantes que les ayudaron a diferenciar y consumir partículas de alimentos saludables sobre los organismos enfermos”.

Los expertos del Laboratorio Oceanográfico y Meteorológico Atlántico y el Instituto Cooperativo de Estudios Marinos y Atmosféricos de la NOAA hallaron también que los corales del puerto de Miami activaron proteínas especializadas para defenderse de sustancias tóxicas y contaminantes del agua.

Incluso albergaron simbiontes (pequeñas algas que ayudan a los corales a sobrevivir) que estaban mejor adaptados para vivir en aguas poco profundas, turbias y con alto contenido de nutrientes”, destacaron en el estudio publicado en la reconocida revista Frontiers in Marine Science.

Los factores de estrés antropogénico (causado por la actividad humana), provoca la mortalidad de los corales en todo el mundo, como es el caso de los arrecifes de coral en la costa de Florida, que sufren blanqueamiento y la propagación de enfermedades.

Los especialistas quedaron sorprendidos ante la abundancia de corales sanos en el área urbana en comparación con las colonias de Florida Reef Tract, siendo que en el puerto de Miami hay un intenso tráfico de embarcaciones, escurrimientos de ríos y eutrofización (aumento de nutrientes en el agua, principalmente nitrógeno y fósforo, por el vertido de residuos orgánicos y minerales), así como actividades de dragado.

Para mí, la extraña ironía es que pasé muchos años monitoreando algunos de los arrecifes más remotos, estéticamente agradables y perceptiblemente más prístinos del planeta, sólo para descubrir que esos corales que nunca antes habían encontrado una perturbación ambiental significativa, ahora son más propensos a los factores estresantes del cambio climático.

En el puerto de Miami, parece que tenemos el escenario opuesto: corales floreciendo en un ambiente que, a primera vista, no parecería adecuado para la supervivencia de los corales ”, indicó Anderson Mayfield, científico coralino de la NOAA.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *