Íker tiene seis años y no conoce la escuela; pandemia impacta en la educación

El menor de edad, por circunstancias adversas, no ha podido ingresar en forma a una escuela para iniciar su enseñanza académica; las consecuencias que enfrenta son dificultad para expresarse de manera oral y escrita y su escasa socialización

Esta investigación fue seleccionada como una de las mejores propuestas en el Seminario Periodismo de Infancias, organizado por Tejiendo Redes Infancia y la Alianza por la Niñez Colombiana.

CIUDAD DE MÉXICO.

Íker tiene seis años y no sabe qué es un recreo ni tomar distancia en la fila para entrar al salón de clases; no ha hecho honores a la Bandera y tampoco ha tenido la oportunidad de sentarse con un grupo de niños y niñas de manera presencial para aprender de una maestra.

Para él tomar clases significa “prender el celular”. Cuando se le pregunta si recuerda cómo era asistir a la escuela, responde que “no”.

Íker es uno de los rostros del vacío que la pandemia dejó en la educación pública.

Ni siquiera ha podido opinar si desea volver o no a la primaria; continúa estudiando en casa, porque su escuela está entre las 60 mil primarias y secundarias que fueron abandonadas o vandalizadas en la pandemia.

A los pocos días de que los padres de Íker lo inscribieron por primera vez en un sistema educativo público, descubrieron que la estancia infantil donde entró a sus tres años, era una empresa fantasma. No contaba con un seguro de gastos médicos mayores y tenía registrados a 30 alumnos, pero en realidad, asistían diez.

En 2019, en las más de 42 mil supervisiones que realizó el Sistema Nacional DIF en las 9 mil 582 estancias infantiles registradas, sólo encontró a 244 mil 886 niños, es decir, había 80 mil niños que no existían.

Con Íker, se puede decir, que he tenido mala suerte. Cuando comenzaron a cerrar las estancias infantiles de Sedesol (la entonces Secretaría de Desarrollo Social), a él lo dejaron sin guardería, porque detectaron varias irregularidades en la institución. Tenía dados de alta a 30 niños, cuando asistían menos de la mitad, así que tuve que salirme de trabajar para poder cuidarlo en casa”, comentó su mamá, Ingrid Hernández, en entrevista con Excélsior.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *