Urge internacionalización de constructoras y desarrolladoras mexicanas

Ante la falta de obra pública y la desaceleración económica, expertos ven viable buscar proyectos en Perú, Guatemala, Costa Rica, Panamá, República Dominicana y Colombia

Bajo la premisa de transformarse o morir, las constructoras y desarrolladoras mexicanas deben -hoy más que nunca- voltear a ver otras geografías para hacer frente a la crisis que experimentan debido a la pandemia y a la casi inexistente obra pública.

De acuerdo con estimaciones de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC), una de cada seis empresas mexicanas van a cerrar por estos motivos y la caída económica del sector representa un 30 por ciento.

Estamos en un momento en el que si no se hace honor a la palabra empresa, que es emprender y buscar espacios y oportunidades, la industria va a sufrir mucho más”, expresó el economista Eduardo de la Peña.

Otro de los factores a tomar en cuenta dentro de la industria mexicana, puntualizó De la Peña, es que no hay una cartera ni plan de infraestructura claro. “Sólo hay ideas y buenas voluntades, pero realmente no un plan con cartera establecida”, anotó.

LA INTERNACIONALIZACIÓN
A decir del Socio líder de Infraestructura y Proyectos de Capital en Deloitte México, es urgente buscar otros nichos. “La apuesta es Latinoamérica. Tenemos en México empresas medianas que pueden competir de manera eficaz en el extranjero”, dijo.

Y es que el déficit de infraestructura en Latinoamérica es más o menos de 275 billones de dólares, lo que representa aproximadamente el 5 por ciento del PIB de todo el continente.

En este sentido, Eduardo de la Peña sostuvo que hay países como Perú, Guatemala, Costa Rica, Panamá, República Dominicana y Colombia, que tienen una cantidad impresionante de proyectos a desarrollar a través de esquemas de asociación público-privada.

Tras destacar el gran potencial de las empresas mexicanas en cuanto a sus credenciales, el experto en planeación de infraestructura y estructuración de proyectos señaló que la crisis que se vive actualmente debe verse como una oportunidad para salir al extranjero, competir y ganar mercado.

“El continente tiene un rezago de infraestructura importantísimo y México tiene la ventaja de destacar por sus grandes y sofisticados proyectos en la materia. La pericia técnica de las empresas mexicanas con facilidad puede encajar y aportar a las empresas locales”, compartió De la Peña.

El consultor recordó que así como España se arriesgó hace poco más de 20 años a salir de Europa, México debe hacerlo para enfrentar su crisis en materia de infraestructura.